Las mejores marcas de colchones en México. Empieza tu ruta descansado.

Las mejores marcas de colchones en México. Empieza tu ruta descansado.

¿Toca o no toca cambiar el colchón? Si te estás haciendo esta pregunta, es posible que el tiempo de cambio ya haya pasado hace rato. Muchas veces, las personas comienzan a preguntarse si deben cambiar su colcha o cama cuando hay un defecto palpable que está causando molestias muy notorias.

Sin embargo, vale la pena evaluar si el colchón de la cama está en malas condiciones o si ya quedó obsoleto para las necesidades de descanso de sus usuarios. Después de todo, las personas pasan alrededor de un tercio de su vida durmiendo, y lo que sea que esté mal con su colchón o cama, repercutirá en su calidad de descanso, y, en consecuencia, en su salud física y mental, así como en la energía que tendrán al día siguiente para enfrentar todas las tareas por delante.

Estas son algunas de las consideraciones que pueden tomarse en cuenta para decidir si ya es tiempo de cambiar de cama o colchón:

Tiempo de uso

Si el colchón tiene más de 8-10 años de uso, lo más aconsejable es cambiarlo pronto. Después de ese tiempo, la calidad higiénica de los materiales suele haber desmejorado. Además, los años y la gravedad no pasan en vano: es frecuente que, al haber transcurrido tantos años de uso, los colchones tengan deformaciones que afecten el descanso. Sin embargo, vale la pena recordar que algunos fabricantes Premium, entre los que se encuentran algunas de las mejores marcas de colchones en méxico, ofrecen tan buena calidad de sus productos que tienen mejores garantías de uso y un tiempo de vida útil mayor que este periodo recomendado.

Buscar hundimientos

Las huellas del uso, que suelen corresponder con los lugares en los que el cuerpo ejerce mayor presión, perjudican la comodidad al acostarse y también la postura ideal de descanso. A la larga, esto puede derivar en molestias algo más notables, que desmejoren el bienestar general a lo largo del día.

Muelles sueltos

A pesar de las diferentes invenciones en materia de colchones, los diseños de muelles siguen siendo los más populares. Después de todo, se trata de una arquitectura bastante funcional y confiable. Pero, y como más de uno han tenido ocasión de comprobar, un resorte suelto es terrible para el descanso. Los materiales de los que están fabricados son muy duros, y cualquier deformación se siente bastante agresiva sobre el cuerpo. Peor aun cuando se trata de muelles con filos hacia arriba, que pinchan. Cuando esto ocurre, hay que tomar medidas de inmediato. No vale la pena posponer el descanso que el cuerpo necesita para rendir y mantenerse saludable.

Quienes se decanten por los colchones de muelles no tienen por qué sufrir estas molestias con el paso del tiempo. Las tecnologías de hilo continuo, además de proveer de mejor soporte, protegen de estos problemas dada su configuración. Pero los muelles bicónicos, los de toda la vida, son bastante más proclives a las dobleces, rupturas y defectos de este estilo.

Cambios en el estilo de vida

Cuando una persona soltera pasa a vivir en pareja, o alguien con pareja se une a la fila de la soltería, un cambio de colchón puede ser requerido. Así también, se deben considerar las necesidades y preferencias de la pareja con respecto al colchón y la cama, para conseguir un balance que permita que ambos tengan un buen descanso. La pareja puede tener necesidades específicas diferentes, como alergias, una longitud de cuerpo mayor, o necesidades de aireación y enfriamiento mayores (que se solucionan optando por los modelos con tecnologías celulares y/o cámaras de aireación internas, así como evitando los núcleos viscoelásticos).

Los cambios en el peso corporal también pueden impactar en la utilidad (o inutilidad) del colchón. Cuando se tiene un mayor peso corporal, se requiere de una dureza adicional para que el hundimiento del colchón no afecte una postura adecuada, así como un soporte lumbar de mayor calidad. Existen, de hecho, variedades de colchones que ofrecen un soporte extra en la región lumbar, que también es ideal para quienes sufran de dolores en esta zona.

Los colchones de los “niños”

Cuando se trata de los niños, también hay que permanecer atentos a sus necesidades. En las etapas de crecimiento, es probable que el colchón infantil deje de funcionar pronto. Cuando el tamaño de la cama se queda corto para la longitud del niño o del joven, le obliga a dormir con el cuerpo flexionado permanentemente, impidiendo que pueda satisfacer las necesidades de estiramiento que el cuerpo requiere con cierta frecuencia. Así también, no se debe olvidar que el peso del niño o adolescente también cambia.

Los padres o tutores, así mismo, deben permanecer atentos a síntomas de alergia cuando se acuestan o despiertan, para determinar si uno de los factores de descanso lo está ocasionando. En caso de que así sea, no necesariamente se trate de algo malo con el colchón (aunque las alergias a los ácaros son relativamente frecuentes). También puede tratarse de las almohadas, el detergente que se utiliza para lavar la ropa de cama, o incluso el dormir con un peluche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *